Casio Exilim Z750, el punto de reflexión

Anunciada antes del PMA-2005 (Londres, 15.02.2005), la Z750 fue una de las ultra compactas más significativas del momento, pues con un reducido tamaño disponía de modos automáticos y manuales, elegante y refinado cuerpo metálico, óptica de buena calidad, un amplio abanico de ajustes, gran pantalla TFT/LCD y visor óptico directo, y unas veloces prestaciones, con la esencia inconfundible del glamour que acompañaba a cualquier producto firmado con el nombre “Exilim”. Como ya detallo en la parte final de la presente prueba (“Prueba dinámica y conclusiones”), este modelo me hace reflexionar con cierta profundidad sobre la coherencia en el momento de su comercialización (año 2005), y la desbocada guerra comercial existente en la actualidad. ¿Era mejor la Z750 que las máquinas similares de ahora?… lo analizaré en el transcurso de este trabajo.

Cuerpo: Es muy compacto y ligero (89×58,5×22,4 mm, y 117 g sin accesorios), realizado masivamente en metal (aluminio), con unas líneas limpias y elegantes, y disponiendo de unos excelentes acabados. El frontal lo protagoniza su óptica zoom emergente, el visor óptico directo, un LED que hace las veces de iluminador auxiliar para el enfoque AF y el avisador del autodisparador, la unidad integrada de flash, y los rótulos; “Casio”, “Exilim”, y “7.2 MEGA PIXELS”. La zona trasera la ocupa principalmente gran pantalla TFT/LCD de color (2,5″ y 115,2 KP, con ajuste de iluminación: brillo y normal), bien protegida frente a golpes o roces, acompañada de diversos mandos de control a su derecha (incluyendo el dial de modos de trabajo), y por encima de ella el visor óptico directo, además de los dos botones directos “Rojo” (capturar imagen) y “Verde” (reproducir imagen), que son programables también para encender/apagar a la vez la máquina desde ellos. La información que aparece en la pantalla es muy completa, incluyendo el histograma en tiempo real. Los menús son muy intuitivos y bien estructurados, permitiendo memorizar todos y cada uno de los parámetros disponibles.

Arriba está el micro del sonido (monofónico), y el botón disparador (concéntrico a él se encuentra el balancín del control del zoom). En un lateral izquierdo está el altavoz del sonido (monofónico) y dos pulsadores, el primero para los modos de disparo, mientras que el segundo (“EX”) permite ajustes directos de importancia para la máquina: Resolución, Balance de Blancos, Sensibilidad ISO, y Área de Enfoque. En el lateral derecho está el enganche para la correa de muñeca. En la zona inferior se encuentra la rosca para el trípode, el conector especial para la base de alimentación y conexiones generales, y la tapa abisagrada (con seguro) que da acceso a la batería y a la ranura para la tarjeta externa de memoria. Los mandos tienen un magnífico tacto, estando todo muy a mano, y con una distribución casi modélica, incluso por encima de máquinas actuales. La Exilim Z750 se comercializó exclusivamente en color plata (tono del aluminio), además de una versión especial en tono antracita.

Objetivo: Es de tipo emergente, sin firmar, aunque su autoría es de Konica-Minolta (bajo especificaciones de Casio), un 3x (38-114 mm) con 7 elementos en 5 grupos (incluyendo 1 lente asférica), y luminosidad F2,8-F5,1 (diafragmas máximos F4,0-F7,4). El macro funciona desde los 10 cm hasta los 50 cm reales (enfoque normal de 40 cm a infinito), contando con enfoque automático AF (sumamente rápido y eficaz, por Detección de Contraste), manual (MF), e infinito fijo. En enfoque AF se puede elegir tres posibilidades de trabajo: Múltiple, Spot, y Libre (cualquier punto en la pantalla). En posición macro, y si la distancia supera los 50 cm, la cámara pasa automáticamente a modo automático AF, para lograr siempre un enfoque perfecto. A esto hay que sumarle que el zoom es bastante progresivo, sin saltos muy marcados. Es una óptica de buena calidad de resultados, sin apreciables aberraciones ni distorsiones, con gran equilibrio de diseño y realización. No dispone de sistema de estabilización de imagen. El zoom digital es de 8 aumentos, y se puede combinar con el zoom óptico (llegando hasta un máximo teórico de 912 mm), aunque siempre hay merma notable de calidad con la utilización del zoom digital.

Sensor/Electrónica: El sensor es un CCD de 1/1,8″ y 7,08 MP reales de resolución (3072×2304 píxeles), con filtro estándar RGB. Sus dimensiones son magníficas en proporción a la resolución máxima. El procesador “Exilim Engine 5.0” es el responsable de la efectividad general de esta cámara, con un retardo de tiempo de disparo de tan sólo 0,007 segundos. Los formatos admitidos son: 4:3 (estándar digital), y 3:2 (estándar analógico). La velocidad de obturación va desde 1/1600 de segundo hasta los 60 segundos (en modo manual, ideal para tomas nocturnas). La sensibilidad tiene un rango de 50 a 400 ISO. El balance de blancos, además de automático, tiene 6 posiciones manuales de ajuste, más una personalizable, las necesarias para la mayoría de las situaciones críticas de luz. La compensación de exposición permite +/-2 EV, con ajustes intermedios de 1/3 de EV. El autodisparador tiene retardos de 2 o 10 segundos, e incluso disparo triple.

La Z750 dispone de los programas: “Automático/Programado”, “BestShot” (31 programas predefinidos, más los personalizables por el usuario), “Manual Total” (2 puntos de ajuste en diafragma, y 51 puntos de ajuste en obturación), “Sonido” (grabadora de sonido), y “Vídeo” (varias opciones, y 6 modos de BestShot, más los personalizables por el usuario). Los modos BestShot son sumamente prácticos y eficientes (creados por Casio), incluyendo entre ellos el de corrección de paralaje, aunque con una salida de resolución de 2 MP, permitiendo que cualquier toma pueda quedar perfectamente rectangular en cuanto a la composición de líneas, muy útil en capturas de imágenes de documentos, quedando perfectamente centrados en todos los sentidos. Esta máquina dispone  de ajuste fino de +/- 2 puntos en los siguientes parámetros: Nitidez, Saturación, Contraste, y Nivel Flash.

Grabación: Para el almacenamiento de información, fotografías, vídeos, favoritos (imágenes), o sonido, la Z750 dispone de una memoria interna de 8,3 MB, y ranura para SD/MMC (hasta 2 GB). La fotografías de pueden grabar en JPEG (EXIF 2.2) en 6 tamaños y 3 niveles de calidad/compresión (formatos 4:3 o 3:2), mientras que los vídeos pueden llegar a 640×480 píxeles y 30 fps (formato 4:3 y 4 MBps, con sonido monofónico), formato de imagen AVI (MPEG-4) y de sonido WAV, permitiendo el uso del zoom digital, pero no el óptico. No existe limitación en cuanto a la duración de la grabación de cada vídeo, más que la propia capacidad de la tarjeta de memoria externa.

Como sucede con la fotografía fija, que es editable y modificable en muchos aspectos en la propia cámara (acercándose a un programa de edición de el ordenador, aunque dentro de la propia cámara, y conservando siempre a la vez la imagen original), en el caso de los vídeos se puede también controlar su confección, pudiendo eliminar los fotogramas que no se deseen conservar, o bien extraer imágenes sueltas de un vídeo, para poder imprimirlas, por ejemplo. Hay que ver sobre la marcha las posibilidades de esta cámara, para darse cuenta de su auténtico potencial fotográfico en todos los sentidos, tanto en las capturas de las imágenes/vídeos, como en la edición/corrección de las mismas. casio ha sido siempre una “adelantada” en su época, con innovaciones seguidas después por el resto de los fabricantes.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Alimentación: Aunque existe un cargador externo e independiente de viaje (BC-30L), de serie la Z750 lleva una elegante base sobre la que hay que colocar la cámara para la carga de la batería, así como para el traspaso directo de la información al ordenador. A nivel de impresión directa de la cámara con una impresora, sin necesidad del ordenador, es compatible con los formatos más estándar del mercado: PictBridge, USB Direct-Print, y Print Image Matching III.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

La batería recargable de litio es la Casio NP-40 (3,7 voltios y 1300 mAh), “Super Life Battery”, permitiendo oficialmente 325 capturas de imagen o grabación continua de hasta 2 horas y 40 minutos en condiciones normales, según el estándar CIPA. En mi amplia experiencia personal con este tipo de batería, la autonomía energética es francamente elevada, infundiendo gran seguridad para el usuario, aunque llevar una segunda unidad siempre es bueno con cualquier cámara digital.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Flash: La unidad integrada tiene un comportamiento honesto, muy similar al de la mayoría de las cámaras compactas, con una cobertura máxima de 0,4 a 2,9 metros en gran angular, y de 0,4 a 1,6 metros en tele, en modo AutoISO. Dispone de los modos de trabajo: Auto, On, Off, Red-eye reduction.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Prueba dinámica y conclusiones: La utilización durante años de esta Z750 me ha permitido apreciar su gran coherencia de diseño, además de una buena calidad de resultados, con pocos puntos por mejorar, entre ellos un macro por debajo de los 10 cm, o una pantalla TFT/LCD de mayor resolución, incluso incluir el valor ISO de las imágenes en los metadatos EXIF (dato que queda oculto en este modelo). Si en su momento era una máquina muy rápida a nivel funcional, ahora mismo no desentona con el panorama existente, lo cual ya dice mucho en favor de Casio, pionero en las ultra compactas de buen rendimiento, ya desde la salida al mercado de sus primeras Exilim. Ejemplar es el manual PDF que acompaña a la Z750, muy detallado, minucioso en sus explicaciones hasta el punto de parecer un libro de texto, con mucho material gráfico que habla casi sólo, resultando una publicación amena e intuitiva, todo un lujo que hoy en día es difícil de encontrar. Ver esta máquina ya enamora por sus líneas y acabados, pero más aún por la alta tecnología miniaturizada que encierra en ese bello y reducido cuerpo, no obstante dotado de una ergonomía encomiable. Todo está a mano, y muy bien pensado… lástima que la marca no haya seguido con la pauta de la Z750 (ni de las V7/V8)… es como si hubiera perdido la caja de las esencias tras comercializar estos míticos modelos.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

La telemetría y fotometría son precisas y eficaces, incluso dispone de la opción de enfoque AF puntual en cualquier zona de la pantalla, con suma exactitud de coordenadas. El tratamiento del color es bueno, aunque el balance de blancos en automático da una tendencia hacia los tonos cálidos, nada desagradables, y que son corregibles con el mando de ajuste del balance de blancos, siempre a mano tras el eficaz botón lateral “EX”. Y comentando el tema de los ajustes, hay que indicar que son muy abundantes en la Z750, además de prácticos, y todos ellos memorizables de manera independiente, por lo que la personalización de la máquina es prácticamente perfecta. Hay que tener en cuenta que es una máquina del año 2005, posiblemente muy adelantada para su época. A esto hay que añadir sus magníficos programas BestShot, eminentemente prácticos y acertados en sus planteamientos, ahorrando ajustes innecesarios para quienes carezcan de la base técnica adecuada, o bien para los más comodones a la hora de capturar imágenes o vídeos.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

La Z750 también es muy coherente con el tamaño de su sensor CCD, máxime en relación con la resolución máxima, además de un rango de sensibilidades de lo más realistas en base al rendimiento de la máquina. Marcarse una meta de los 400 ISO cuando es el tope razonable en cuanto a un contenido ruido en la imagen debería ser tomado en cuenta por muchos fabricantes actuales, empeñados en llegar a unos inalcanzables 12800 ISO, al menos con una mínima calidad de imagen. Es mejor quedarse en estos 400 ISO (que recuerda el grano contenido de la mítica película analógica Kodak Tri-X), cumpliendo decentemente el compromiso de cierta calidad, y bajar hasta los 50 ISO, para afinar el resultado en caso de necesitarlo. A pesar de carecer de sistema de estabilización de imagen, la buena ergonomía de la máquina, sumado a una luminosidad óptica correcta, y un adecuado rendimiento electrónico global, permite obtener unas fotografías y vídeos bastante buenos en general, con un control acertado en cuanto a estos resultados. Foto fija, foto continua, vídeo, y sonido, son apartados que la Z750 sabe administrar perfectamente dentro de este cuerpo “fashion” y esbelto.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Tras analizar esta máquina, llega el momento de reflexión, sobre todo cuando la Z750 proviene de una época en la que la coherencia de los fabricantes era mayor que en la actual, al menos es lo que opino personalmente. Los modelos se presentaban espaciadamente, y se mantenían más tiempo “vivos” a nivel comercial, con sensores de calidad dotados de una razonable relación tamaño/resolución. Si, ahora los procesadores son más eficientes, aunque también es cierto que los resultados a veces son más agresivos, especialmente en sensibilidades altas, buscando mitigar el ruido en la imagen, aunque no siempre se logra. Pero electrónicas tan finas como la que incorpora una máquina como la Z750 no queda fuera de lugar en estos momentos. La guerra de los megapíxeles no tiene mucha razón de ser, si no va acompañada de la madurez de la Z750, es decir, crecimiento del tamaño del sensor de forma proporcional a la elevación de la resolución. Un punto en el que las modernas cámaras digitales han avanzado es en la resolución de la pantalla TFT/LCD, con una media de los 460 KP, frente a los 115 KP de esta veterana Exilim. Ahora bien, lo cierto es que resulta gratificante ver en el ordenador una imagen mejor que en esta máquina, mientras que con un modelo actual a veces viene un sentimiento de decepción al ver los resultados en el ordenador, debido a la altísima calidad de la pantalla TFT/LCD que llevan incorporada.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Casio fue casi el inventor del modo SCENE/SCN tan generalizado hoy en día, y que esta marca innovó con su BestShot, muchos años antes. También su botón “Rojo” y “Verde” directo para grabar o ver las imágenes/vídeos fue otro invento de Casio, incluso con la posibilidad de programarse para arrancar/apagar la máquina, y ya han pasado años desde entonces. En la Z750 no existen gadgets como la detección facial o de sonrisas, ni las tomas panorámicas, ni el 3D, ni el GPS, o bien el vídeo Full HD… quizás importantes para un segmento del mercado, aunque para los que la fotografía es la protagonista y la esencia de una cámara fotográfica, son elementos razonablemente prescindibles… Posiblemente, la Z750 con ligeros retoque quedaría mejor aún, pero tal y como está es una auténtica delicia, una pequeña joya fotográfica que aún nos puede acompañar, sin apenas notar su presencia, y que siempre estará dispuesta a dar lo mejor de si misma, a pesar de su edad comercial), pues la buena esencia siempre se vende en frasco pequeño, y con los años su fragancia se hace más especial y seductora.

Ver fotografías en:

– Toque floral (2)

– Toque floral (1)

– Mirada urbana (6)

– Mirada urbana (5)

– Personajes de papel (1)

– Fantasía cromática

– Glamour en re menor

– Visión urbana

– Simetrías florales (2)

– Simetrías (11)

– Simetrías (12)

– Madrid Platinum (7)

– Madrid Platinum (8)

– Madrid Platinum (9)

Simetrías florales (3)

– Luz de otoño (14)

– Madrid City (39)

Nota (1): Existe una última actualización del firmware para la Casio Exilim Z750, que se puede descargar de la web oficial de Casio: Firmware v1.02

Es recomendable verificar siempre la versión del firmware, pulsando el botón de “Menú” a la vez que se activa la cámara. Si es una versión anterior a la v1.02 (normalmente la v1.00 o v1.01), hay que proceder a su actualización, en el caso contrario, no hay que hacer nada.

Para realizar esta actualización es indispensable estar registrado como usuario de la cámara (se pide el número de serie de la misma en la web, y descargar un fichero. Una vez situado el fichero en el ordenador, se descomprime y ejecuta, quedando con extensión “bin”. Se copia el fichero en la SD (en la carpeta “raíz” de la misma), y se pulsa el botón del “Menú”, a la vez que se enciende la máquina. La cámara preguntará en inglés si se desea proceder a la actualización, se le contesta que si (“yes”), y se realiza el proceso en breves segundos, quedando todo perfectamente como v1.02 (la última disponible para este modelo). Es importante tener bien cargada la batería de la cámara antes de realizar esta actualización.

Nota (2): Accesorios para la Casio Exilim Z750

(200 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

(400 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

Juan Carlos Martin Martin (juancm.martin@telefonica.net)

>>> Resumen/Indice <<<

8 comentarios to “Casio Exilim Z750, el punto de reflexión”

  1. Sello Deportivo Says:

    Muy buenos días acabo de enterarme de tu web y la verdad es que me parece muy bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aquí tienes un nuevo lector que seguirá visitándote constantemente.

  2. Rafael alonso Says:

    Gracias Juan Carlos un saludo

  3. VICTOR PEREZ BEDIA Says:

    La compré hace años, siguiendo tus recomendaciones, y estoy muy contento con ella. Nunca me dió ningún problema. Al no tener estabilizador, me es muy útil el visor porque así la agarro mejor y evito que se mueva.
    Esa actualización que dices v1,2 ¿me es útil tenerla? ¿en qué mejora las características que ya tiene la cámara?.
    Un cordial saludo

    • Hola Víctor,

      Me alegro que estés contento con la Z750, es una pequeña joya de cámara.

      El firmware último es el v1.02, y si, te recomiendo lo actualices tal y como indico en las “notas” de la prueba, pues optimizarás algunos aspectos de la máquina. Mira en el enlace oficial de casio que facilito en la prueba, ahí lo tienes todo.

      Espero sigas disfrutando de la Z750 por mucho tiempo, es una máquina que se merece cuidarla y mantenerla bien.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  4. Ariel Says:

    JC:
    Ya que presentás analisis de camaras que se lanzaron hace años, te pregunto, si tenes algún analisis de la CANON 710 is. Tengo una de ellas y me interesaría conocer tu opinión sobre la misma, para poder tener una referencia comparativa con las camaras actuales.

    • Hola Ariel,

      No tengo esa máquina, por lo que no puedo analizarla… sólo de las que dispongo o tengo acceso a ellas.

      En mi blog antiguo, lamentablemente desaparecido a finales del 2010, tenía 165 pruebas de cámaras, pero entre ellas no estaba la citada Canon.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  5. Rafael alonso Says:

    Hola Juan Carlos
    Es muy gratificante ver como estas joyas perduran a pesar el tiempo,muy agradable leer tus conclusiones y homenaje a esta magnifica cámara.
    Aun sin tener la afición a la fotografia que tengo ahora siempre me llamaron la atención las casio que veía en los escaparates y vitrinas de los grandes almacenes,tener una es una asignatura pendiente .regalamos a mi suegra una ex 77(la denominaste creo la e xilim del pueblo , lastima no poder acceder a tus anteriores análisis) . y cuando la lleva no puedo resistir a pedirsela,los resultados son fabulosos.tiene un montón de recursos para hacer fotos muy buenas ,con un tratamiento del color muy bueno y muy rápida en enfoque y precisa ,encima no abulta nada,fue una compra al azar.

    Últimamente no has probado ninguna casio,hay alguna actualmente digna de tu atención?..que merezca la pena.
    Tengo muchísimas ganas de tener una pequeña joya de estas bolsillera.
    Muchas gracias y un saludo

    • Hola Rafael,

      Las buenas Casio, al menos en mi personal opinión, se esfumaron tras los modelos citados (Z750/Z850, V7/V8, y QV-R51)… Casio dio un brusco giro tras ellas, dedicándose en cuerpo y alma a la alta velocidad, realizando máquinas bastante más diferentes a todo lo anterior, para mi mejor que lo actual.

      No pruebo hace tiempo máquinas de Casio, no porque no lo desee, sino porque la marca en España ha cambiado de estrategia, y apenas nos deja ya máquinas para analizar a la prensa especializada… inexplicablemente. Antes todo eran facilidades, ahora todo lo contrario.

      No obstante, insisto que la era dorada de Casio no es la actual, por muchos y muchos modelos que invadan el mercado… casi siempre más de lo mismo, pero ya sin la chispa que tenían antes.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: