Casio QV-R51, fotografía en estado puro

Desde que probé una de las primera unidades de la Casio QV-R51 quedé fascinado con aquel modelo. No es un último modelo, no destaca por ser fashion ni estilizado, no dispone ni de GPS ni graba vídeo en HD o Full HD, ni siquiera lleva micrófono ni altavoz… sólo hace muy buenas fotografías, ni más ni menos. Estamos hablando de una cámara compacta digital presentada a la prensa el 08-01-2004. En una época actual, en la que una máquina fotográfica es un compendio de múltiples gadgets, olvidando su identidad básica, hablar de la Casio QV-R51 es rendir culto a la esencia de la fotografía. Fue un modelo nacido con un diseño pleno de coherencia y pletórico de calidad de imagen, pero que no fue tratado debidamente en España, ni siquiera por la propia marca, algo realmente incomprensible, como también sucedió con la Exilim V8… dos modelos injustamente relegados.

Cuerpo: La QV-R51 es una cámara con cuerpo totalmente metálico (en aluminio, con chasis en plástico), incluso la rosca para el trípode, con unos acabados sobrios e impecables. No es el prototipo de la belleza de una modelo de talla inferior a “36”, sino algo más (88x61x33 mm, y 210 gr, sin accesorios), no mucho, por lo que su ergonomía es superior, pues los dedos tienen donde colocarse sin problema alguno. El frontal lo protagoniza su robusto zoom óptico, acompañado de la unidad integrada de flash, el visor directo óptico, y el piloto indicador del autodisparador, además de una discreta e insinuante empuñadura lateral. La zona superior dispone del pulsador para el encendido/apagado de la máquina, y el suave botón del disparador, concéntrico a él está el balancín de control del zoom óptico/digital.

La parte trasera la protagoniza la pantalla TFT/LCD de color de 2″ y 84.960 píxeles (354×240 píxeles), algo escasa de resolución (aunque suficiente), encima de la cual está el visor óptico (ideal para los nostálgicos de este elemento, escaso de encontrar hoy en día), y los dos excelentes botones directos para grabar/reproducir imágenes (“Rojo” y “Verde”), inaugurados en el modelo QV-R40, creando escuela en todos los modelos de esta marca, y de otras muchas más. A la derecha se encuentra el mando circular para múltiples ajustes, acompañado por dos pulsadores más. Todo es escueto, fácil de manejar, y muy intuitivo funcionalmente.

En la zona inferior está la tapa abisagrada que protege las unidades energéticas y la ranura para la tarjeta de memoria externa. A su lado está la rosca estándar para el trípode. En el lado izquierdo se encuentra el conector MiniUSB v1.1 para la entrada/salida de datos, protegido con una tapa elástica. En la parte derecha hay otra tapa similar que cubre el conector para la alimentación externa (3v DC), debajo de la cual hay un robusto enganche para la correa de muñeca.

Objetivo: Se trata de un zoom óptico sin firma (creo que fue fabricado por Konica-Minolta), de 3x (39-117 mm), suficientemente luminoso (F2,8-F4,9, cierre máximo a F4,8-F8,4), y sumamente rápido a nivel funcional, con gran calidad de construcción, y excelentes resultados con la imagen capturada. En enfoque puede ser AF-Automático (Múltiple o Puntual, TTL por detección de contraste), Manual (con lupa central), e Infinito (ideal para paisajes). El macro actúa desde 10 a 70 cm (en gran angular), y el enfoque normal desde 60 cm a infinito. El sistema AF de enfoque carece de luz auxiliar, lo que dificulta su funcionamiento con iluminaciones muy bajas, aunque con las medias o altas es muy eficaz y rápido en su cometido, disponiendo siempre del enfoque Manual como alternativa. No hay sistema de estabilización de imagen, aunque por la ergonomía de la máquina, y la suavidad del botón disparador, no se nota mucho su ausencia.

Sensor/Electrónica: El sensor es un CCD “pata negra”, con un tamaño de 1/1,8″ y 4,92 MP de resolución real (densidad de 13 MP/cm2, y filtro RGB), dando una relación tamaño/resolución más coherente y eficaz que modelos actuales de compactas profesionales de alto nivel, como es la LX5 de Panasonic o la GX200 de Ricoh. Esta Casio trabaja con dos formatos: 4:3 (2560×1920 píxeles) y 3:2 (2560×1712 píxeles).

(pinchar en la imagen para ampliarla)

El procesador coordina rápidamente cualquier acción de la QV-R51, una máquina muy ágil funcionalmente a pesar de sus siete años de edad. Sólo dispone de modo de trabajo automático (Snapshot), aunque con muchos ajustes complementarios, y del modo Bestshot (el SCENE inventado por Casio), con 21 programas específicos, además de uno adicional personalizable por el usuario. Todos y cada uno de los ajustes de la máquina se pueden memorizar, de tal manera que se mantendrán inalterados, incluso cuando la energía le falte a cámara por tiempo indefinido. Sinceramente, con estas prácticas herramientas no se echa en falta nada más… así de práctica como coherente se manifiesta la QV-R51. La precisión telemétrica y fotométrica (Matricial, Ponderada Central, y Puntual) es muy elevada en cualquier circunstancia.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Este modelo incluye filtros creativos para el tratamiento del color: blanco y negro, sepia, rojo, azul, y verde. También es factible ajustar la Nitidez, Saturación, Contraste, y Flash, con tres posiciones (Duro, Normal, y Suave). La velocidad de obturación van desde 1/2000 hasta 4 segundos, valores muy razonables, así como la sensibilidad, desde 50 a 400 ISO. Cierto que a 400 ISO el ruido en la imagen es patente, sobre todo en ambientes oscuros, pero se asemeja bastante al grano artístico de la mítica película Kodak Tri-X, de blanco y negro, realmente bello y creativo. El balance de blancos dispone del ajuste automático o bien de cinco posibilidades manuales. La compensación EV es de +/- 2EV, con pasos de 1/3 EV. El autodisparador es ajustable a 2 o 10 segundos.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Grabación: Las imágenes se graban exclusivamente en formato JPEG (EXIF v2.21), con 5 tamaños y 3 niveles de compresión, y también en 4:3 o 3:2. Dispone de una memoria interna de 9,7 MB, además de una ranura para tarjetas externas SD o MMC, las más estándar en el mundo multimedia. Tiene una opción de grabar imágenes en la memoria interna como “Favoritas”, así como establecer hasta 3 alarmas con arranque en la pantalla de la imagen deseada, en el horario y fecha programados. Es una cámara sin guiños hacia otra cosa que no sea hacer buenas fotografías, quizás por ello los vídeos sean sin sonido, e incluso a una resolución no tan elevada con en los actuales tiempos: 320×240 píxeles (150 KBps), con una duración máxima de 60 segundos cada uno, y permitiendo la utilización del zoom óptico y el digital durante la filmación.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Alimentación: El sistema de alimentación quizás sea una de sus muchas virtudes, dado que recurre a dos pilas o baterías “AA”, alcalinas, de Oxyride, o bien recargables de Ni-MH (lo más recomendable). De hecho, de serie viene con dos unidades de este último tipo, junto con un compacto cargador de viaje, sumamente útil. Quien tiene una QV-R51 no tiene que preocuparse por la descatalogación de las baterías, pues las “AA” son las más universales del mercado, y se pueden encontrar en casi cualquier rincón del mundo. La duración de carga es bastante elevada con las recargables de Ni-MH, especialmente si son de 2500 mAh en adelante, en cuanto a potencia, aunque en caso de emergencia se pueden usar alcalinas o de Oxyride. La autonomía con baterías de Ni-MH es de 240 disparos o 120 minutos de utilización, y con pilas alcalinas de 50 disparos o 25 minutos de uso.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Flash: La unidad integrada tiene un funcionamiento honesto, con tres modos de trabajo, y ajuste de potencia de tres niveles. El tiempo de recarga, con las baterías en buen nivel de potencia, es de 3 a 5 segundos. La cobertura máxima es de 3,2 metros. Es factible complementar esta unidad con otra externa con activación automática por “simpatía” (célula fotoeléctrica).

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Conclusión: La QV-R51, como sucede con toda la gama “QV-Rxx” es pura coherencia en todos sus planteamientos, además de ser una cámara fiable, precisa, y económica, ante todo de mantenimiento. Es comprarla y olvidarse de problemas, cosa que hoy en día no puede decirse de una manera categórica. Está descatalogada, pero aún se encuentra algún modelo, sobre todo en las Islas Canarias, y en otros rincones donde el tiempo parece haberse parado, o al menos no es tan frenético como el que vivimos cotidianamente. También es otra opción encontrar una de segunda mano en buen estado. Quien se encuentre una, que se lo piense, y si puede, que se la compre… no le defraudará. Ver las imágenes que acompañan esta prueba, así como las que integran los álbumes referenciados en la misma… hablan por si solas sobre las bondades fotográficas de la QV-R51.

Ver fotografías en:
– Infrarrojos (1)
– Insignificancias (1)
– Insignificancias (2)
– Insinuaciones en blanco y negro
– En mi entorno (3)
– Detalles escénicos (2)
– Síntesis de color (4)
– Lanzarote 2004
– Delicatessen (4)

– Minimalismo urbano (6)

– Detalles urbanos (7)

– Minimalismo urbano (7)

– Minimalismo urbano (8)

– Minimalismo urbano (9)

– Sutilezas urbanas (6)

– Contraste urbano (12)

– Simetrías (2)

– Simetrías (3)

– Simetrías Platinum (1)

– Luz de otoño (7)

– Simetrías Blue (1)

– Luz de otoño (8)

– Simetrías Platinum (2)

– Luz de otoño (9)

– Luz de otoño (10)

– Simetrías Platinum (3)

– Simetrías (4)

– Lanzarote 2014 – Luces (1)

– Lanzarote 2014 – Floral (1)

– Lanzarote 2014 (1)

Nota: No existió ninguna nueva versión de firmware para la QV-R51.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(200 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

(400 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

Juan Carlos Martin Martin (juancm.martin@telefonica.net)

>>> Resumen/Indice <<<

 

 

15 comentarios to “Casio QV-R51, fotografía en estado puro”

  1. Oscar Arturo Carreras Says:

    Estimado Juan Carlos con mucha alegría por tu vuelta he leído tu informe de la QV-R51 , y me llamó la atención de que para tí el visor óptico sea para nostálgicos , en mis experiencias cuando el sol está fuerte , en las pantallas electrónicas casi no se ve lo que sacas y la composición se hace muy difícil.

    • Hola Oscar,

      En casos extremos el visor óptico es un recurso, es cierto, aunque el problema es la deficiencia en cuanto a encuadre y control de la exposición. Esta cámara, a pesar de su edad, sigue siendo excelente… la sigo utilizando por temporadas.

      Gracias por seguir este blog, y espero algún día retomar de nuevo mis pruebas/análisis, cuando la salud de mi esposa y mía se estabilicen adecuadamente.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  2. Juan Carlos! Un saludo a ti, si te soy sincero no sabia de ti, pero leyendo algunos de tus analisis me parece interesante este en especial, tengo una camara capaz de competir frente a frente y tal vez ganarle a esta, la nikon coolpix E4600, lleva muchos años de vida, ha sobrevivido a infinitos golpes y climas, es la camara para todo, te agradeceria observes mi blog, deje la direccion en “web” y mires especialmente las fotos Macro, es espectacular, facilmente entre 1 y 2 cm de enfoque! Gracias

    • Hola Sebastian,

      Depende… incluso de quien maneje estas máquinas. Si te lees mi primer artículo del blog, “La fotografía es cosa de dos”, entenderás mi filosofía fotográfica… ahí está todo.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  3. Hola, no se si será el sitio correcto para hacer la pregunta, pero como el articulo es de una casio…., a ver si aceptas pulpo como animal de compañia.

    ¿Sabes si vas a hacer un analisis de la Exilim EX-ZR100?, que aunque no salió a la venta, la estoy esperando como agua de mayo, ya que tiene una pinta estupenda, y por supuesto tu opinión para dar la puntilla, como ya hice con la exilim V8, que me decidi con tu artículo, que estaba que si, que no…

    • Hola José,

      Lamentablemente Casio hace tiempo que no me deja cámaras para probar (?????). No se si se me presentará la ocasión para analizar este modelo que indicas.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  4. francisco H. Says:

    Hola Juan Carlos! De nuevo y como siempre coincido contigo en el análisis de ésta MAQUINA. Lo escribo con mayúsculas por que se lo merece .Después de cientos de fotos con ella,al final me empezó a flaquear y me compré la Tz 10 de Panasonic. Ya he comentado que me siento algo decepcionado con la calidad de sus fotos,aunque comparándola con la QV R-51,ahora veo que es normal. Pensaba que eran figuraciones mías… La compré hace cinco años en Canarias y fue la mejor elección que pude hacer. Dura ,robusta,prácticamente indestructible.Funciona bajo cualquier condición,frío,calor,humedad. Ni le falta ni le sobra nada para hacer su cometido, que es sacar fotos magníficas. Qué decir de las pilas que lleva,las he encontrado como dices,en cualquier rincón perdido del mundo,jamás me dejó “tirado”. Con “sólo” cinco megapixels, les da sopas con honda a la mayoría de las modernas de doce y catorce. Ahora me pregunto cuánto se ha avanzado en estos cinco años en el mundo de la fotografía,si lo que queremos es sacar fotos buenas,lo demás son accesorios,muchos de ellos prescindibles. No dudéis en comprarla si tenéis ocasión,nunca os arrepentiréis.
    Saludos!

    • Hola Francisco,

      Si, la QV-R51 es una “máquina total” en el aspecto puro y duro de la fotografía. Las habrá más completas, más ligeras y pequeñas, con mejor pantalla (en lo único que está algo desfasada), más fashion, pero con calidad de imagen y resultados es un modelo que sigue estando al nivel (o mejor) que los modelos actuales, incluso las iguala en velocidad de manejo, y con muy buena ergonomía.

      Quizás por eso le he dedicado una prueba en mi blog, como si fuera un modelo actual de calidad, y disfruto muchísimo cuando la saco de sus cómodos aposentos y saldo de ella a paseo durante varios días, de vez en cuando… se merece este homenaje y este trato preferencial, me lo ha demostrado a lo largo de muchos años de fiel servicio… es incansable.

      Como ya indico, aún la he visto en alguna vitrina de comercios de Canarias, dado que por temas fiscales ese mercado que fue tan atractivo hace años, ahora se ha quedado anclado en un pasado injusto (las dichosas normas de la UE, en algunas ocasiones). Es interesante ver en estas tiendas modelos desfasados en el tiempo, pero de magnífica calidad, y a precios de ganga… eso si, hay que saber comprarlos…

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  5. Yo he visto una por 50 euros, eso si, de segunda mano. Lo que no sé seguro es su tamaño, si cabe bien y holgadamente en el bolsillo de un pantalón la compro sin duda.

    Actualmente tengo una Tz10 y no la suelo llevar justamente por eso, se me hace algo pesada para llevarla siempre.

    • Hola Luis,

      No te recomiendo nunca que lleves una máquina en el bolsillo, al menos sin una funda adecuada. Piensa que la pantalla es un elemento delicado (no te digo ya si es de tipo táctil), como sucede con otros elementos externos e internos de la máquina. Siempre llevo mis compactas en una funda en el cinturón, y si no fuera así, en algún otro bolso, pero NUNCA en un bolsillo a “pelo”…

      Respecto a la citada Casio, si está en buen estado, el precio es muy bueno, pero siendo de segunda mano habría que probarla bien. Esta máquina es “gordita” y no excesivamente ligera, pero no grande ni pesada (ver dimensiones/peso indicados en la prueba), eso si, es un tanque… de lo que ya no se hace, basta tenerla entre las manos para apreciarlo.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  6. Juan Carlos Martín Says:

    Hola a todos,

    Propongo a los seguidores del blog que abran una cuenta en Flickr, o en cualquier otro portal de seguridad y solvencia (suelen ser servicios gratuitos), si aún no lo tienen hecho, coloquen fotografías sacadas con la cámara analizada en este blog (no de otros modelos, importante), y dentro de los comentarios/consultas de la correspondiente prueba inserten un enlace a sus imágenes relativas a esta máquina. De esta manera, el resto de los lectores del blog podrán ver los resultados que obtienen con esta cámara, si lo desean opinarán sobre estas fotografías, e incluso, si se solicita puedo hacer una crítica constructiva al respecto, de lo cual siempre se aprende. Indico que el blog está configurado para que, al insertarse un enlace/link en un comentario/consulta, queda pendiente de mi aprobación para evitar problemas de seguridad general para los el resto de los lectores. Lo dicho, animo a todos vosotros a realizar esta experiencia.

    Saludos,
    Juan Carlos Martín

  7. jesus Says:

    Hola Juan Carlos, he leído el artículo sobre éste modelo de Casio y la encuentro muy similar a mi Nikon Coolpix 5900, estoy muy contento de poder seguir empleandola, buen acabado, robusta, se me ha ido al suelo alguna vez y en la montaña con nieve polvo igual se me ha enterrado tres veces y ahí sigue, intacta. Es más, la grabación de vídeo 640×480 mov, superior a las de otras cámaras de colegas.
    Saludos, Jesús

    • Hola Jesús,

      Tu Nikon fue de las últimas que merecían la pena… las de esa generación eran máquinas robustas y fiables, además de dar buenba calidad de resultados, aunque carecieran de los modernos gadgets, los cuales considero realmente innecesarios dentro del mundo de la fotografía… pura y dura.

      Sigue con tu cámara, y no te dejes influenciar por el marketing/publicidad de las marcas… comen el coco más que ofrecer innovaciones reales, en la mayoría de las ocasiones.

      Por supuesto, no todo lo de la época de estas máquinas citadas era lo mismo, ni parecido, pero si que estos modelos sobreviven con el paso de los años, gracias a su coherente diseño.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  8. Hola Juan Carlos.

    Excelente. Que lástima que este descontinuado. Y qué diferencia hay entre este modelo y el QV-R61, además de la diferencia del megapixelaje. Gracias

    • Juan Carlos Martín Says:

      Hola Fide,

      Ya comento que fue un modelo incomprendido hasta por la propia marca, cuando la QV-R51 y la V8 han sido las dos mejores Casio que han pasado por mis manos.

      Lleva descontinuado mucho tiempo este magnífico modelo, pero ya indico que he visto algunas unidades (nuevas, y hace poco) en Canarias… recomiendo al final de la prueba comprar una si se encuentra nueva y a buen precio, especialmente si se va buscando una cámara robusta y con la calidad de la fotografía como principal objetivo.

      La R61/R62 es idéntica en todo, salvo 1 MP más de resolución con el mismo tamaño de sensor… peor a todas luces, aunque en su conjunto siga siendo también una buena máquina.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: