Sony Alpha A900, el Bentley de la fotografía

Nota: Considero de interés publicar en este nuevo blog de WordPress la prueba que realicé y publiqué en mi anterior blog (Deparvis) sobre la Sony Alpha A900 (13.12.2008), excelente máquina réflex “Full Frame” y buque insignia de la marca japonesa, manteniéndose aún viva a nivel comercial y técnico. Los precios indicados son los oficiales de la fecha en la que probé esta máquina.

Si tuviera que hacer una semejanza con semblante automovilístico, sin duda alguna esta nueva Sony Alpha A900 la emparentaría con un mítico y moderno Bentley Continental. Grande y elegantemente sobrio, robusto y pesado, pero a la vez potente y rápido, con ese talante peculiarmente deportivo de la marca británica, y sin perder los buenos modales en ningún momento… suave, muy suave, y razonablemente silenciosa la Alpha A900.

Desde que Sony comenzara a colaborar en el 2005 con Konica-Minolta, para el desarrollo de sus cámaras réflex, y tras quedarse con esta parcela por los problemas financieros de esta segunda marca, su progresión ha sido imparable. Ha mantenido la compatibilidad con la montura de las ópticas de origen Konica-Minolta (bayoneta tipo A), pero aportando sus propios diseños, además de los prestigiosos firmados por Carl Zeiss. La gama Alpha A200, Alpha A300, y Alpha A350 han resultado un éxito técnico y comercial, por su buena relación calidad/precio, y adentrándose con la Alpha A700 en el terreno semi-profesional. Faltaba el escalón superior, y esto ha llegado con la Alpha A900, su buque insignia… el Bentley de la fotografía.

Junto con la Alpha A100, son ya seis los modelos de réflex digitales de Sony, habiendo crecido en paralelo su catálogo de accesorios a buen ritmo, con 25 objetivos (5 Carl Zeiss, y 20 Sony), y 2 teleconvertidores (1.4x y 2x), flashes y sus complementos, alimentaciones especiales adicionales, visores especiales, fundas, y filtros diversos, entre otros varios dispositivos, existiendo ya un auténtico y completo “Sistema Réflex Digital Sony”.

Para esta prueba, he dispuesto del cuerpo de la Alpha A900 (DSLR-A900, 2.800 euros), objetivo SAL50M28 (50 mm F2.8 Macro, 600 euros), y objetivo SAL70200G (70-200 mm F2.8 G, 2.400 euros), dos ópticas muy dispares, pero que permiten analizar el magnífico comportamiento propio de ellos, en el excelente cuerpo réflex de la Alpha A900. Pero antes de adelantar resultados, procederé a detallar adecuadamente este equipo, y especialmente el nuevo cuerpo réflex profesional de Sony.

Cuerpo: No es ni compacto ni ligero (156,3×116,9×81,9 mm y 850 g, sin accesorios), lo que evidencia la sensación de elevada robustez del conjunto, realizado completamente en aleaciones metálicas ligeras (chasis de aluminio, y carcasas de magnesio), con sellado estanco a las inclemencias atmosféricas y al polvo. La ergonomía es muy buena, con una empuñadura lateral integrada de tacto muy adherente. El visor es nítido y luminoso, con un auténtico pentaprisma de vidrio óptico, con una cobertura real del 100% de la escena, pantalla de enfoque con tecnología Minolta Acute-Matte (intercambiable por el usuario, opcionales tipo L/Cuadriculada, y tipo M/Super Spherical Acute Matte), información adecuada para las tomas en la zona inferior, llevando corrector de dioptrías (-3 a +1 dioptrías), protector de goma para quienes usan gafas, cortinilla de cierre para las tomas largas de exposición (evitando la entrada de luces parásitas), y el sensor automático de proximidad (activa/desactiva la información de la pantalla TFT/LCD).

La pantalla TFT/LCD Xtra Fine es de 3″ y 921,6 KP (100% de cobertura de la imagen), de tipo fijo (no articulada), ajustable su brillo, y con posibilidad de orientación automática de la información (horizontal/vertical). No existe el sistema “Live View”, es decir, la visión directa en la pantalla para efectuar los encuadres de las escenas a capturar. Hay disponible opcionalmente la empuñadura VG-C90AM, con controles duplicados para las capturas verticales, y con capacidad para dos baterías, estando realizada en los mismos materiales sellados, que el cuerpo de la Alpha A900.

Los numerosos mandos están a mano, bien distribuidos, y con un tacto modélico. Muy eficientes los botones de función “C” y “Fn”, con acceso directo a determinados ajustes rápidos. El dial superior izquierdo controla los modos de uso de la cámara: “Auto”, “P” (Programado), “A” (Prioridad de Diafragma, 22 posiciones), “S” (Prioridad de Velocidad, 55 posiciones), “M” (Manual Total), además de 3 opciones de personalización/memorización de ajustes. Arriba se encuentra la zapata para unidades/accesorios de flash dedicados de la marca (lectura TTL), una pantalla LCD de información resumida de las mediciones (iluminable), y botones de ajuste, junto con el del suave disparador y un dial multifunción. En la zona inferior está la tapa abisagrada que da acceso a la batería, y la rosca para el trípode. En el lateral derecho está la tapa también abisagrada que protege la tarjeta de memoria (CF y MS Duo/Duo Pro).

En el lateral izquierdo se encuentran las tapas para los conectores de entrada/salida USB 2.0 (y HDMI -alta definición-), alimentación externa, y control remoto por cable (de serie viene con un mando a distancia inalámbrico). En la zona frontal está el conmutador para seleccionar los diversos tipos de enfoque, la toma de sincronización externa para el flash, el iluminador auxiliar de enfoque (y aviso del autodisparador), además del sensor del mando a distancia inalámbrico (RMT-DSLR1, por infrarrojos). La parte posterior queda protagonizada por la gran pantalla TFT/LCD, con numerosos mandos a ambos lados, un joystick y dial multifunción, y entre otros más, el conmutador de activar/desactivar el sistema de estabilización de imagen “SteadyShot INSIDE” (electromecánico que actúa sobre la base del sensor, con una compensación equivalente de 2,5 EV a 4 EV), siempre recomendable llevarlo activado. Quizás un sistema de estabilización óptica sea aún más eficaz, pero a costa de encarecer todos y cada uno de los objetivos disponibles, perdiendo también la compatibilidad de ópticas menos modernas (especialmente las de Konica-Minolta).

Objetivo: En una cámara réflex la óptica es de vital importancia, no sólo su cuerpo. Para esta prueba, como ya anticipé, he usado dos objetivos. El primero es el SAL50M28, de 50 mm F2.8 Macro (cierre máximo F32.0), enfoque mínimo desde 20 cm, y 55 mm de rosca para filtros y accesorios. Dispone de 7 elementos en 6 grupos, con lentes asféricas. Las dimensiones y peso son 71,5×60 mm y 295 g. El segundo objetivo es el SAL70200G (con motor ultrasónico -SSM-), de 70-200 mm F2.8 (cierre máximo F32.0), enfoque mínimo desde 1,2 m, y 77 mm de rosca para filtros y accesorios. Dispone de 19 elementos en 16 grupos, con lentes asféricas. Las dimensiones y peso son 87×196,5 mm y 1,34 k (lleva soporte a rosca para un trípode).

Sensor/Electrónica: El sensor es un Sony CMOS Exmor de 35,9×24 mm (formato completo, o “Full Frame”, equivalente al sistema analógico de 35 mm), de 24,39 MP de resolución real (6048×4032 píxeles), con filtro RGB, y factor de conversión de 1x para las ópticas. El sensor es una zona vital y compleja en la cámara, ya que además de sus funciones específicas, incorpora el “SteadyShot INSIDE” (sistema de estabilización), y el sistema de limpieza del mismo, aprovechando el mecanismo vibrador conjunto del estabilizador de imagen (con revestimiento antiestático en su superficie), similar al ya conocido de los modelos A300/A350/A700. La exposición puede ajustarse como Matricial (40 segmentos), Ponderada Central, y/o Puntual. El rango dinámico es amplio, y muy equilibrado en cuanto a resultados de las imágenes capturadas.

La Alpha A900 lleva dos procesadores Bionz II trabajando en paralelo (dual), responsables de la rapidez de funcionamiento y gestión general de la electrónica. La puesta en marcha se produce en 1 segundo, y la grabación de una imagen en JPEG a la máxima calidad/resolución en 2 segundos (3 segundos en RAW o en RAM+JPEG). El rango de velocidades de obturación es de 1/8000 a 30 segundos (55 pasos) y temporizador (la sincronización del flash es a 1/250 de segundo, con compensación EV propia), mientras que la compensación de exposición EV es de +/- 3 EV (pasos de 1/3 EV, o de 1/2 EV), y horquillados en diversas modalidades y parametrizaciones. El balance de blancos dispone de modos automático, y 6 manuales, más el manual personalizable por el usuario, con posibilidad de calibrar minuciosamente la temperatura del color (2500-9900 k, con compensación magenta/verde de 19 niveles). El control del color puede ser RGB (Adobe) o sRGB, con 13 modos especiales, o estilos de imagen (y ajustes en cada uno de ellos). En modo ráfaga, gracias al conjunto de procesadores y al dimensionado buffer interno, se logra una velocidad de hasta 5 fps.

La nueva función “Intelligent Preview” simula el efecto del Balance de Blancos, el Optimizador D-Range (rango dinámico), y el nivel de exposición, todo ello en la pantalla TFT/LCD sin llegar a realizar la fotografía. Confirmando estos parámetros en la cámara, se aplicarán para la siguiente toma de imagen, por lo que se simplifica el control y la precisión de la fotografía final en situaciones complejas.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

El sistema de enfoque puede ser manual o automático (AF), aunque con la precisión y rapidez del AF nos hace olvidar (casi) que el manual existe, o se necesita. Puede elegirse entre el modo de 19 puntos (9 puntos con el sensor reticular central dual + 10 puntos de enfoque auxiliares), o el puntual (más preciso), con modos AF-S (servo sencillo), AF-C (servo continuo), y AF-A (servo automático). Dispone de luz auxiliar de enfoque, para distancias cortas y medias (de 1 a 7 metros), para condiciones bajas de luz.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Merece la pena detenerme en un punto en el cual la Alpha A900 tiene un comportamiento muy sobresaliente: el óptimo rendimiento a muy altas sensibilidades ISO. En automático va de 200 a 3200 ISO, y en manual de 100 a 6400 ISO. Muchos modelos de cámaras digitales difícilmente pueden trabajar bien a 800 ISO, incluso a 400 ISO, pero esta nueva réflex de Sony llega notablemente hasta los 1600 ISO, bien incluso a 3200 ISO, y muy aceptablemente a 6400 ISO… impresionante la Alpha A900 en este aspecto. El CMOS de formato “Full Frame” (35,9×24 mm) es responsable en gran medida de esta situación, pero también la buena conjunción del mismo con el resto de la electrónica, sin que se aprecie un excesivo procesamiento de la imagen, para reducir el ruido en la misma.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Grabación: El sistema de almacenamiento queda encomendado a una ranura para tarjetas CF (Tipo I y II), o Microdrive (cada vez menos usados en fotografía digital), sin renunciar la marca al uso alternativo con sus especiales Memory Stick Duo/Duo Pro (segunda ranura). Se puede grabar en los formatos RAW, cRAW, RAW+JPEG, cRAM+JPEG, y JPEG (24 MP, 13 MP, y 6,1 MP, y 3 niveles de compresión, Exif 2.21), en 3:2 y 16:9. La “c” de “cRAW” significa comprimido (la imagen se comprime un 60 a un 70% para ocupar menos espacio de almacenamiento).

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Alimentación: La batería es una potente Stamina/InfoLITHIUM recargable de litio modelo NP-FM500H, de 7,2 voltios y 1600 mAh, capaz de entregar energía en largas sesiones de trabajo, sin problema alguno. Según normas CIPA, permite hasta 880 capturas de imagen. La indicación del nivel de carga no es tan precisa como en otras muchas cámaras de la marca, en las que se registra hasta en minutos la utilización pendiente, limitándose en este caso a las clásicas franjas porcentuales.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

Conclusión: Lo que representa un claro avance, y ventaja, como es el sensor “Full Frame” (35,9×24 mm), por su gran calidad de resultados (especialmente a muy altas sensibilidades, y con mayor rango dinámico), se vuelve un poco en contra en el uso de las ópticas. Al tener un factor de conversión 1x, es decir, el real del mundo analógico de 35 mm (con el cual siempre se procura convertir/comparar, para una mayor comprensión), siempre hay un tele menos potente, aunque se logra un mayor gran angular. El problema es que el tamaño de los objetivos es más elevado, en paralelo al del sensor. Por ejemplo, este 70-200 mm es enorme y pesado para estos valores de distancias focales. Con el sistema “Cuatro Tercios” de Olympus, por ejemplo, se hubiera convertido en un 140-400 mm (factor 2x), y en un “APS-C” pasaría a considerarse como un 105-300 mm (factor 1,5x). Ahora bien, y lo reitero, con estos otros sistemas la respuesta a muy altas sensibilidades no sería la misma, sino apreciablemente inferior. Como consecuencia de todo ello, con esta elevación de calidad global de imagen, el equipo réflex es más voluminoso y pesado globalmente… y normalmente, el precio también. Esta claro, todo tiene un precio en esta vida.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

En resumen, la nueva Alpha A900 es una realidad tangible con orientación profesional, disponiendo de grandes virtudes técnicas y prácticas, casi perfecta en muchos apartados, y realmente sobresaliente funcionando a muy altas sensibilidades, al igual que manifiesta una gran velocidad operativa. La precisión fotométrica y telemétrica es impecable, así como la nitidez, gama tonal (con magnífico rango dinámico, ajustable), y un tratamiento del color muy efectivo (configurable). El balance de blancos es correcto, aunque con luces artificiales haya que ajustar manualmente estos parámetros, para obtener el mejor resultado posible. La autonomía energética es muy buena, máxime teniendo en cuenta su gran pantalla, de elevada resolución y brillo. Quizás su tamaño y peso sean elevados, especialmente con ópticas como la SAL70200G (70-200 mm), aunque la robustez del conjunto pueda justificar estos altos valores, así como la calidad de respuesta en cualquier circunstancia. Sony va por un acertado camino dentro del complejo mundo réflex, sobre todo el profesional, aprovechando el potencial tecnológico que tiene la marca japonesa en su poderoso centro de “I+D”. Esta Alpha A900 cautivará a un sector avanzado o profesional del mundo de la fotografía, a la vista de su tacto, manejo, y resultados obtenidos por esta elegante cámara réflex digital… simplemente con probarla, la seducción está garantizada.

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(pinchar en la imagen para ampliarla)

(400 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

(800 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

(1600 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

(3200 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

(6400 ISO, pinchar en la imagen para ampliarla)

Juan Carlos Martin Martin (juancm.martin@telefonica.net)

>>> Resumen/Indice <<<

8 comentarios to “Sony Alpha A900, el Bentley de la fotografía”

  1. diego rodríguez Says:

    hola estoy pensando cambiar a cámaras ff, he trabajado siempre con cámaras sigma las del sensor foveon actuamente la sd15 pero viendo su artículo me gustaría saber su opinión entres la A900 y la canon mark II. parece qeu el precio de la A900 bajara bastante por los rumores de que sony ya prepara la sustituta. A mi esta sony me gusta por lo que he leido hasta ahora. gracias

    • Estimado lector del BLOG de JCM,

      Por problemas personales de importancia, y por un período de tiempo todavía sin concretar, no podré contestar a consultas/comentarios que se me formulen, aunque el BLOG de JCM sigue vivo en cuanto a sus contenidos técnicos. Tan pronto pueda reanudar esta actividad de consultas/comentarios lo comunicaré por este medio.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  2. Vincent Sánchez Says:

    Hola. Me hubiese gustado ver las pruebas en exteriores y en la Naturaleza.
    Saludos.
    Vincent

    • Hola Vicent,

      Hay cámaras que lamentablemente me las dejan sólo por un día, e incluso por unas horas… tengo que volar para hacer los análisis. No obstante, personalmente puedo evaluar correctamente cualquier máquina con pocas imágenes que saque. Esta A900 es una verdadera y excelente réflex en toda la extensión de la palabra, prueba de ella es el tiempo que ha estado con vida comercial.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  3. Isabel Says:

    Hola estimado Juan Carlos, quisiera saber cual es la diferencia entre el obturador “plano focal” de las reflex, y el “bturador eletronico” de las camaras convenionales…

  4. vicente Says:

    ¿donde adquirir barata sony a900? tengo objetivos para las antiguas minolta de plicula 35 mm. ¿ serviran para esta camara¿ son auto focus. espero su respuesta y gracias.

    • Hola Vicente,

      En cuanto al tema de localizar máquinas con el mejor precio posible, lo ignoro, este tema es algo que no voy buscando personalmente cuando pruebo las cámaras.

      Las ópticas de diseño analógico pueden ser compatibles en cuanto a la montura, pero perderás las funciones automáticas (especialmente el enfoque AF), ya que no hay conexión electrónica entre el cuerpo y la óptica, además de que nunca te rendirán al 100% de sus posibilidades, aunque funcionen en general bien, es decir, sea aprovechable con estas limitaciones indicadas. Una óptica de origen analógico, por su diseño, no cumple igual que una digital frente a un sensor digital, ya que son dos soportes sensibles (sensor y/o película) bastante distintos en su comportamiento y tecnología. Lo ideal es usar una óptica especialmente diseñada para cuerpos réflex digitales.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  5. Juan Carlos Martín Says:

    Hola a todos,

    Propongo a los seguidores del blog que abran una cuenta en Flickr, o en cualquier otro portal de seguridad y solvencia (suelen ser servicios gratuitos), si aún no lo tienen hecho, coloquen fotografías sacadas con la cámara analizada en este blog (no de otros modelos, importante), y dentro de los comentarios/consultas de la correspondiente prueba inserten un enlace a sus imágenes relativas a esta máquina. De esta manera, el resto de los lectores del blog podrán ver los resultados que obtienen con esta cámara, si lo desean opinarán sobre estas fotografías, e incluso, si se solicita puedo hacer una crítica constructiva al respecto, de lo cual siempre se aprende. Indico que el blog está configurado para que, al insertarse un enlace/link en un comentario/consulta, queda pendiente de mi aprobación para evitar problemas de seguridad general para los el resto de los lectores. Lo dicho, animo a todos vosotros a realizar esta experiencia.

    Saludos,
    Juan Carlos Martín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: