El gran invento del firmware

Cuando las cámaras fotográficas analógicas eran completamente mecánicas, las marcas debían depurar mucho los diseños, así como los procesos de fabricación, y no digamos su puesta a punto final. Cualquier fallo de importancia podía hacer tambalearse el prestigio y la economía de marcas de renombre, disparándose los costes por las numerosas y caras reparaciones a sus clientes para subsanarlos… no había otra solución posible.

Poco a poco, la electrónica fue reemplazando muchas funciones mecánicas de las cámaras, hasta niveles realmente impensables. Los costes de fabricación y de mantenimiento se reducían drásticamente para las marcas, y de paso para los consumidores. Es cuando nació el misterioso “firmware”, que no es más que un programa informático encargado de controlar toda la parte electrónica de un dispositivo, en este caso, de una cámara fotográfica. Inicialmente estaba grabado en una memoria ROM (chip), cuyo contenido era inalterable. Pero los fabricantes se dieron cuenta de que este firmware era un invento realmente importante, pues les permitía alterar el comportamiento de la cámara a su voluntad, corrigiendo errores de funcionamiento, e incluso potenciándola en diversos aspectos, sin manipulación mecánica alguna.

El firmware ya viene grabado en una memoria flash no volátil (no precisa alimentación para mantener los datos), y es manipulable en determinadas circunstancias, pero resulta delicado de cambiar, pues se tiene que escribir la nueva versión sobre la ya existente. Es un trabajo que ya puede realizar el usuario en su casa o trabajo, pero con sumo cuidado, pues si este proceso de actualización se interrumpe, o no se hace de manera correcta, la cámara tendrá que visitar un servicio técnico de manera inevitable. Por ello, inicialmente estos cambios no eran muy habituales, y de producirse, eran los técnicos de las marcas quienes los realizaban en sus talleres.

Con la llegada y masificación de las cámaras digitales, casi totalmente electrónicas, el firmware se ha convertido en moneda de cambio para los fabricantes. Debido a la premura por sacar nuevos modelos (cada vez con más frecuencia, quizás excesiva), las marcas apenas tienen tiempo para depurarlos debidamente, por lo que salen al mercado en algunos casos con deficiencias de funcionamiento. Pero no hay problema, al menos para ellas, aunque si para el consumidor, pues con cambiar el firmware las veces que haga falta… todo solucionado, quedando la labor de pruebas trasferida al usuario, en gran medida.

Todo parece un camino de rosas, pero no es así. Cada vez es más frecuente ver como prestigiosas marcas sacan versiones continuas del firmware de un nuevo modelo a los pocos días de comercializarlo, y lo que es peor, sin solucionar todos sus problemas de manera definitiva. Se originan bloqueos de las cámaras, comportamientos inexplicables, y una larga lista de inconvenientes… siempre para el consumidor. No obstante, y para mejorar la imagen de la marca, en algunos casos se disfraza la solución de algunos fallos con la indicación de que la nueva versión de firmware incluye potenciales mejoras realmente innovadoras… a veces, meras excusas. Somos humanos, pudiendo equivocarnos en nuestros hechos, y es bueno poder corregirlos, pero no hay que abusar del firmware como salida a actos precipitados.

Pero no quiero ser totalmente negativo, a pesar de la experiencia al respecto, pues algunos fabricantes son realmente honestos, tardan en sacar nuevos modelos al mercado para tener la certeza de su óptimo desarrollo y puesta a punto, y cuando ponen a disposición de sus clientes una nueva versión de firmware, ofrecen mejoras palpables en las prestaciones de la cámara. Este es el buen camino, es decir, utilizar el firmware como potencial de perfeccionamiento de una magnífica cámara en origen, procurando de esta manera mantenerla viva en el mercado durante bastante tiempo, pues en realidad no se pasa de moda por su tecnología y resultados, son algunos fabricantes los que les interesa jubilarla cuanto antes para vender más y más los aparentemente nuevos modelos. Es su negocio, pero va en contra del usuario en gran medida, y a la vez, en la del prestigio de una buena y responsable marca del mundo de la imagen. El firmware puede ser una herramienta celestial, o convertirse en algo diabólico, depende de quien y como se use.

Juan Carlos Martin Martin (juancm.martin@telefonica.net)

>>> Resumen/Indice <<<

10 comentarios to “El gran invento del firmware”

  1. Cuando a los dos meses de presentar una cámara hay que actualizar el firmware (como ha ocurrido con la Nikon Coolpix P7000) a mi me queda la sensación de que a veces que se sacan al mercado modelos sin haberlos rodado demasiado. Además es cierto que al principio te preocupas de enterarte cuando hay una actualización de firmware de tu cámara, pero al cabo de un tiempo aprendes a vivir con sus defectillos y te olvidas de las actualizaciones. ¿A ti no te pasa?

    • Hola Fjrendondo,

      Bueno, depende de las marcas. Ricoh, por ejemplo, es ejemplar en este sentido ya que sus nuevas versiones de firmware se dedican más a potenciar el modelo en nuevas opciones u optimizaciones ya existentes, mientras que otras marcas es simplemente para corregir errores, algunos estrepitosos. Canon ha llegado a sacar un firmware nuevo al día siguiente de presentar una cámara…

      Siempre estoy atento a las nuevas versiones de firmware de todas mis cámaras, o bien las que he probado en el blog, para actualizar los artículos en este sentido.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  2. Pascual C. Says:

    Pues, muchas gracias Juan Carlos. La verdad es que para los amantes de la fotografía es todo un lujo que tus conocimientos (y amabilidad) quieras compartirlos con los que estamos a este lado, a cambio de nada porque nada es lo que te damos nosotros a tí. Un saludo y que soportes el frío con elegancia. Pascual C.

  3. Pascual C. Says:

    Hola, Juan Carlos ¿Qué tal llevas estos fríos? Aquí en Albacete estamos rozando el cero grados, lo cual pone las pieles tersas a reventar, que no sé si es bueno o malo. Vamos al grano; estoy en tu censo de los felices poseedores de una Ricoh GX200, que me alegra los días, pero se me he metido en la cabeza tener la Fuji F300EXR (que ya he pedido) por aquello del zoom 24-360 mm., el sistema híbrido de enfoque, etc. y mira que sé que con ésta no voy a mejorar la calidad de aquélla pero a uno, inmerso en estos tiempos oscuros, le hace ilusión. Y por aquí discurre la pregunta que quiero hacerte, por el firmware de la Fuji. ¿Es posible, tal y como hiciste con la GX200, que facilites en castellano unas instrucciones claras y concisas sobre cómo realizar el firmrware Versión 1.10 de la Fuji F300EXR? En inglés es un poco engorroso y cualquier pequeño fallo puede dar al traste con la cámara. Esto le puede ser útil a bastante gente, creo. Saludos. Pascual C.

    • Juan Carlos Martín Says:

      Hola Pascual,

      Por Madrid mucho más frío, estamos bajo cero y con aire, que es peor aún.

      La F300EXR te dará grandes satisfacciones, es una excelente máquina.

      Respecto al tema del firmware… si tuviera que preparar un tutorial por cada cámara que pruebo, me faltaría tiempo para el resto de mis actividades profesionales y personales. Tengo por norma contestar todas y cada una de las consultas del blog (y lo más rápido que puedo), y ya llevo más de 2.000 desde el mes de agosto del pasado año, que es cuando cree este nuevo blog…

      Lo del censo de “Usuarios Ricoh Pro” ha sido una cosa muy especial, pero no creo lo amplíe de momento para otras marcas/modelos, simplemente por falta de tiempo.

      No obstante, cambiar el firmware de la F300EXR no es complejo, y menos desde que existe la traducción de páginas web vía Google.

      Pero te relataré rápidamente el proceso: Batería de la máquina a tope de energía, imprescindible. Comprobar que la versión del firmware que tienes en la F300EXR es anterior a la v1.10, es decir, la v1.00. Si es ya la v1.10, no tienes que hacer nada, todo correcto, si es la v1.00, debes descargar el fichero de web de Fujifilm (indicado en mi prueba del blog). Ejecutar el fichero “FPUPDATETRF” en cualquier carpeta del ordenador, y se creará un fichero llamado “FPUPDATETRF.DAT”. Formatear una tarjeta de memoria SD o SDHC, y con un lector de tarjetas USB, copiar en ella (en el directorio raíz de la tarjeta) el fichero “FPUPDATETRF.DAT” (extensión “DAT”). Insertar la tarjeta en la F300EXR (APAGADA, como es lógico), y una vez hecho esto, pulsar simultáneamente el botón de encendido y el llamado “BACK” (“DISP/BACK”), abajo en la zona trasera. Ambos botones a la vez. Con ello te saldrá en la pantalla de la máquina la pregunta de que si quieres actualizar el firmware “OK” o “CANCEL”, y le contestas que “OK”… y dejar que trabaje la actualización. Después entrar en el menú de opciones, en la opción de ver la versión de firmware, y comprobar que ya tienes la v1.10. Tras ello, formatear de nuevo la tarjeta, para usarla normalmente, y borrar del ordenador los ficheros descargados del firmware.

      Aunque en inglés, te viene bastante bien explicado a nivel texto y gráfico todo en la web de la marca, pero te lo he resumido en el párrafo anterior.

      Saludos,
      Juan Carlos Martín

  4. Miguel Davila Says:

    Asi es, muchas gracias Juan Carlos por compartir tu conocimiento sincero y tan acertado!

  5. Como siempre Juan Carlos, llamando a las cosas por su nombre.
    Tus comentarios y análisis son siempre esclarecedores.

  6. Jordi Vila Traguany Says:

    Muy bien Juan Carlos.

    Me dijo un señor, en mi niñez: “Que nunca la mentira manche tus labios”.

    Te tengo mucha consideración. Nos haces falta. Una abraçada amic.

  7. José Caminals Says:

    Hola Juan Carlos,

    Que comentario tan atinado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: